La Verbetómbola de la Parroquia de Los Remedios celebró el pasado sábado su segunda edición. A pesar del calor, el patio volvió a verse repleto de gente y tuvimos la suerte de disfrutar de un día estupendo.

La noticia podría ser que se consiguió el objetivo económico, que gracias a la participación de mucha gente, varios niños sin recursos podrán disfrutar un año más del campamento de verano.

Pero creo que es más noticia que un grupo de personas de todas las edades sean capaces de colaborar y sacar adelante este maravilloso proyecto. Noticia es que tantas y tantas empresas hayan participado donando regalos para la tómbola o suministros para la barra. Noticia es que en todo el día solo se vieran sonrisas y buenas caras, a pesar de la presión y el trabajo constante. Noticia es que varias familias del barrio pudieran disfrutar de un día de convivencia en el patio de la parroquia. Noticia es que un grupo de aproximadamente veinte chicos y chicas de 13 y 14 años recién salidos del campamento de verano, dieran lo mejor de sí mismos ofreciéndose para ayudar en todo para que otros como ellos puedan disfrutar de esa experiencia de campamento que para ellos ha sido tan mágica. Les vimos montando carpas, sacando regalos de la tómbola, dirigiendo a los más pequeños en los talleres o recogiendo mesas, con una sonrisa en la cara y sin recibir nada a cambio. Serán la generación del mañana, la esperanza en ellos es la mejor noticia.

El dinero para las becas se puede obtener de una rifa o de una donación, pero obtenerlo de esta forma, constituye la expresión material de lo que es construir El Reino de Dios. Los frutos de lo vivido el sábado no se agotan en las becas obtenidas – que es muchísimo – sino que se multiplican en todos y cada uno de quienes han colaborado.