“Volver a misa va a ser emocionante”, así se expresaba una misionera seglar en Corea hace unos días. Paro otros, tal vez, sea una rutina de volver después de estos días sin salir. Puede ser que muchos fieles se hayan enfriando a nivel de fe, por lo que habrá que volver a buscar a estas personas una por una, para hacerles saber que Dios, camino de verdad para vivir de otra manera, les espera y que en la parroquia tiene su casa y su familia.

Ánimo y realismo, para mirar y volver de nuevo ¡Es la Pascua del Señor!