Naturaleza del Consejo Económico Parroquial

El Derecho Canónico, establece la obligatoriedad de constituir en todas las parroquias el Consejo Económico parroquial con la misión de asesorar y ayudar al párroco en la administración de los bienes parroquiales, rigiéndose por el Derecho común, el Derecho particular, así como por los presentes Estatutos (ce. 537 y 1.280).

El Consejo Económico parroquial es un organismo de carácter asesor y participativo a través del cual los fieles expresan y realizan la corresponsabilidad de la Comunidad parroquial en la gestión económico-administrativa.

Constitución y miembros del Consejo

El Consejo Económico Parroquial estará siempre presidido por el párroco y formado por un mínimo de tres personas y un máximo de cinco, que deberán ser fieles de la comunidad parroquial, entendidos, a ser posible en materia económica o en derecho, de reconocida prudencia y probada integridad (c. 492, p. 1).

Funciones

Las funciones del Consejo Económico Parroquial consistirán en:

  • Realizar el inventario exacto y detallado de los bienes parroquiales cuidando de asegurar la titularidad y registro de aquellos que lo requieran.
  • Vigilar y tutelar dichos bienes, asegurando su buena conservación.
  • Llevar los libros de cuentas o sistemas contables establecidos. en la Diócesis.                                                     
  • Elaborar los Presupuestos anuales ordinarios para su aprobación por el Consejo Pastoral o en su defecto por el párroco y posterior envío a la Administración diocesana.
  • Cuando se incluyan gastos extraordinarios, deberán presen­tarse previamente al Ordinario para su aprobación.
  • Formalizar los expedientes de los actos extraordinarios para la autorización preceptiva del Ordinario.
  • Ejecutar los presupuestos aprobados.
  • Promover la colaboración de los fieles en la financiación de la parroquia y de la diócesis.
  • Organizar y coordinar en colaboración con la Comisión Diocesana de apoyo a la Financiación, las colectas del «Día de la Iglesia Diocesana».
  • Formular y aprobar las cuentas anuales, los informes económicos y la liquidación de aportación sobre Ingresos de cada ejercicio, según modelos establecidos en la diócesis, y enviarlos en los plazos previstos a la Administración Diocesana.
  • Publicar las cuentas parroquiales para conocimientos de la comunidad parroquial, al menos una vez al año.      
  • Informar sobre la oportunidad de enajenar, comprar, alquilar, y gravar bienes pertenecientes a la parroquia o sobre cualquier acto.
  • Invitar a las reuniones a distintos expertos que informen e ilustren al consejo en la toma de decisiones (C. 1.280 y 1.288).


    La última reunión del Consejo Económico de la parroquia tuvo lugar el 6 de octubre, a las 20:30 horas, en el Aula 13.