EL PÁRROCO ABRE SU VENTANA EL DOMINGO DE RAMOS:

¡No hay virus que pare al Domingo de Ramos! Algunos dicen “domingo sin ramos”, pero más allá de esto, que no falten en nuestros altares familiares una ramita de olivo, aunque sea dibujada, donde sus hojas pongan, ilusión esperanza, fortaleza confianza, fe…  El Señor, a través del profeta Isaías nos recuerda que sus servidores están llamados a “decir una palabra de aliento al abatido”.

Benditos los que vienen en el nombre del Señor, los médicos, sanitarios, personas del súper, policíasBenditos sean.

Dejemos entrar al Señor en casa durante esta Semana Santa. ¡Ah!, y estrena algo, aunque sea para estar por casa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¡Conéctate con tu parroquia!