EL PÁRROCO ABRE SU VENTANA EN EL DOMINGO DE LA MISERICORDIA:

En este Domingo sin fin, el Señor nos abre los ojos y sale al encuentro “en los creyentes que vivían unidos…”

Hemos de darle una vuelta a nuestras vidas en estos días de prolongada y cansada pandemia. En este mundo herido, destrozado, estamos llamados a dar un primer paso. No te encierres en ti mismo ¡¡Es Pascua!! Pon tus dones y tus medios a trabajar. Empieza tu preparación en este domingo de la Misericordia. No se trata de “dar un pez”, junto a otros, fabrica cañas para que muchos puedan pescar. La esperanza nos mantiene en la fe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¡Conéctate con tu parroquia!