Hoy Fiesta del Sagrado Corazón de Jesús

Jesús, en el Sermón del Monte lanza una proclama de amor (Mateo 5, 3-12), unas enseñanzas y da una fuerza y energía para seguirle. (Mateo 5, 6 y 7) Pero como centro, enseña una oración fundamental: el Padrenuestro (Mateo 6, 9-13).

Luego nos indicaba que nosotros, los del amor, teníamos que ser sal y luz (luego añadiría levadura en la masa, (Mateo 13, 33) Mateo 5, 13-16

Premiaba al que hacía y enseñaba estos ocho caminos de felicidad (Mateo 5,19) Camino al alcance de todos.

Y por fin, ¿cuál es la sociedad que Jesús quiere? La llama Reino de Dios- Lo anuncia, lo predica, lo cumple como ejemplo y lo recomienda y aplica al mundo futuro.

Siempre habla de Reino: no es de este mundo, no perecerá, es sencillo, humilde, no aparatoso, está en medio de nosotros. Puede ser un territorio, un lugar donde las comunidades viven las bienaventuranzas, pero también los dirige, orienta y da fuerza a los corazones de sus seguidores: nosotros.

A uno que amaba a Dios con todas sus fuerzas y al prójimo, le afirma Jesús: no estás lejos del Reino de Dios. Te estás acercando…a punto de llegar a esa experiencia. Te falta algo…

Campos del Reino:

1.       Paz y no violencia

2.       Amor y no egoísmo

3.       Justicia, y no corrupción

4.       Libertad y no dominio

5.       Verdad y no la mentira

Todos esos campos son muestra de la lucha que se da dentro de nosotros.

Seguir a Jesús es vivir en el Reino de Dios su proyecto de sociedad, de cristiano

Esos son los proyectos de su Corazón. “Su Reino no tendrá fin” A pesar de las dificultades, los miedos, las desconfianzas, creemos, aceptamos y sentimos su energía entre nuestros múltiples sentimientos, mociones y “llamadas”.

El Rey eternal propuesto por san Ignacio en sus Ejercicios, nos invita a seguirle. Eso es AMAR

Sagrado Corazón de Jesús, en vos confío.

Haz nuestro corazón, semejante al tuyo.

Leonardo Molina S.J.