Iluminación

Iluminación.

Y de pronto, la gracia.

Los discípulos que se iban desalentados del grupo que antes habían seguido a Jesús, de pronto, se dieron cuenta. Y les entró una enorme alegría contagiosa. ¡Eso es la gracia! ¿Por qué buscar otras explicaciones?

Lo dice mejor que yo el poeta Pedro Salinas

Se titula:

                                             “Alegría sobrevenida”

Y, súbita, de pronto:

 – porque sí – la alegría

sola !…

tan vertical

tan gracia inesperada

tan de dádiva caída.

-que no puedo creer

que sea sola para mí!

Y miro a mi alrededor,

busco:…¿de quién será?

Pero, no importa ya!

que conmigo está…

y me arrastra

y me arrastra del dudar

Y se sonríe ¡posible!      

Envidia del poeta. Porque esa iluminación, esa gracia, la recibió él. Como aquellos discípulos. También nosotros esperamos…    

Es posible que el poeta se refiera al amor. ¿Pero es que la fe no es algo connatural al amor?

Leonardo Molina S.J.   

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¡Conéctate con tu parroquia!