LA ESCUELA DE SILENCIO ABRE SU VENTANA:

Entregarse a Dios con el ser

Existe un peligro en la meditación, acudir a ella desde una referencia al propio yo, e incluso que se convierta en una actitud. Podemos ir a la meditación por sentir tranquilidad, por distanciarnos de la agitación, para buscar decisiones adecuadas, o para modificar un comportamiento, o como una especie de terapia…

Todas estas búsquedas hacen referencia a que estamos buscando los dones de Dios y no al mismo Dios. Buscar a Dios y confiar en que Él nos dé por añadidura todo lo necesario (Mt.6, 33) eso es la contemplación.

La entrega a Dios se realiza a menudo mediante palabras y acciones. Pero también podemos entregarnos a Dios a través del ser: simplemente estar para Dios. Esta es la entrega más profunda y pura.

La oración contemplativa es entrega, servicio divino, y alabanza a Dios a través del ser. Este es el camino.

Preguntas para la reflexión.

  1. Tu interés esencial en la meditación, ¿eres tú mismo o Dios?

  2. Entregarse a Dios con palabras, con acciones o con el ser. ¿A cuál de estas tres entregas te sientes especialmente llamado?

Carolina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¡Conéctate con tu parroquia!