LA FE ADULTA ABRE SU VENTANA:

Es tiempo para hablar de la Esperanza. Para el profesor José María Garrido (q.e.p.d.), la esperanza sigue a la fe (va detrás). Y dice que esto es así porque la fe es respuesta a una palabra de Dios; esa palabra de Dios es promesa; y la promesa del bien futuro es la que funda la esperanza; es el “esperando contra toda esperanza” de Rom 4,18.

Tenemos que agarrarnos fuertemente a la Esperanza, ancla firme y segura según la carta a los Hebreos, porque en ella tenemos la salvación (Rom 8,24).

CREO EN LA ESPERANZA

        Creo que la Esperanza existe.

        Creo que la Esperanza anida en nuestro corazón,

aunque no nos demos cuenta.

Creo que la vida está abierta al infinito en la Esperanza.

Creo que Dios, al crearnos a imagen suya,

nos infundió la Esperanza para caminar como peregrinos.

Creo que los valores de la libertad, de la confianza

y del amor tienen su fundamento en la Esperanza.      

Creo que, a pesar de todo, la tierra en el horizonte de mi mañana, será más bella y mejor.

Creo que así los excluidos, los marginados, los que mueren antes de tiempo, alcanzarán la salvación en la Esperanza,

porque el Señor, nuestro Hermano, venció a la desesperanza.

Creo, según nos lo tienen prometido, en “un cielo nuevo y una tierra nueva” (2Pe, 3,11).

Ubaldo Rodríguez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¡Conéctate con tu parroquia!