LA ESCUELA DE SILENCIO ABRE SU VENTANA:

LA ESCUELA DE SILENCIO ABRE SU VENTANA:

EJERCICIOS DE CONTEMPLACIÓN

En la profundidad de las almas tiene lugar una búsqueda que Dios y los hombres configuramos nuestras vidas a partir de esa búsqueda.

Los seres humanos en realidad buscan un contacto simple, espontaneo y directo con Dios; un camino sencillo y directo hacia Él. Anhelamos una relación de tranquilidad y sencillez con Dios.

Este camino sencillo, caracterizado por el contacto directo con Dios, se llama contemplación. Para que se dé este encuentro necesitamos momentos de desierto.

El desierto: un encuentro con Dios y con uno mismo.

En el antiguo y en el nuevo testamento cada vez que Dios deseaba intervenir en la historia preparaba a alguien para este fin. Generalmente lo apartaba de su entorno natural y lo llevaba al desierto. Ahí lo hacía permanecer por un tiempo prolongado, hasta que le concedía un encuentro con su persona.

Se nos brinda una gran oportunidad: vivir este periodo de confinamiento como un tiempo de desierto, donde haya momentos de silencio interior, tiempo de recogimiento y de entrar dentro.

¿Te atreves, a dejar tu propia tierra, tus propias seguridades?

¿Y vivir este tiempo como tiempo de desierto?

Carolina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *