¡FELIZ TIEMPO DE VERANO!

Leemos en el libro del Génesis que Dios “el séptimo día descansó”. Convertir el tiempo de verano en “séptimo día” es algo tan justo como necesario.

Tiempo que nos ayude a contemplar la realizado. Vernos, ver y dar gracias; descansar y recuperar horas de sueño y tener una mirada distinta sobre lo que venimos haciendo.

Es tiempo para bucear. El verano, si lo vivimos con generosidad, puede ser lugar de reencuentro con lo mejor de nosotros y todo lo que queda por hacer. Es regalo que nos trae este tiempo.

Tiempo para buscar y hallar a Dios en todas las cosas. Tiempo para la oración personal, encontrarnos con nosotros mismos, con los amigos… con Dios que nos da, un año más, el regalo de parar y cambiar de ritmo.

Las propuestas son para el verano. Que buen tiempo para pensar todo lo bueno que podemos aportar a nivel de familia, amigos, de compromiso con la parroquia pensando en el próximo curso. Las personas necesitamos hacer equipo, contagiarnos inquietudes y deseos que nos ayuden a trabajar más y mejor allí donde estemos o vayamos… El campamento parroquial, el
descanso con la familia, el camino de Santiago…

En ocasiones nos cuesta mostrar con orgullo la fe, podemos pensar que si lo hacemos nos tomen por frikis. En estos días de Eurocopa donde España juega que enamora, le preguntaban a Luis de la Fuente, el entrenador, si tenía manías o era supersticioso puesto que hace la señal de la cruz al salir al césped. “No es superstición es fe”. Respondió tajante. Se trata de mostrar sin complejos, cuando la ocasión lo requiera lo que sostiene nuestra vida.

No es cuestión de valentía, orgullo o complejo es cuestión de fe.

La selección -como la parroquia- somos muchos más cuando dejamos de mirarnos tanto a nosotros y levantamos la vista. Esto es mucho más que la suma de talentos.

¡Ah! y no dejemos de escuchar la buena noticia siempre presente en el Evangelio: “Venid a solas a un lugar tranquilo a descansar un poco” Marcos 6, 31.

¡Feliz tiempo de verano!

 

Francisco Ortiz Gómez, vuestro párroco.

¡Conéctate con tu parroquia!