EL PÁRROCO ABRE SU VENTANA EL MARTES DE LA OCTAVA DE PASCUA:

Confinados celebremos lo fundamental. Recuerdo que Galdós –este año es centenario para el- en su novela “Trafalgar”, uno de sus personajes decía: ”¿No es triste considerar que sólo la desgracia hace a los hombres hermanos?” No sabemos hasta cuándo durará esta situación y cuál será el efecto de la necesaria solidaridad en el día después cuando todo esto termine. Sabemos que la fe no suprime el dolor pero ofrece sentido para vivirlo.

Pascua es respuesta de Dios a nuestras búsquedas; es tiempo de sentirse Iglesia; de pensar en los demás mientras abrimos la ventana y contemplamos más allá de la desgracia ¿Nos podemos cansar de hacer el bien?

¡Que la Pascua nos ilumine!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¡Conéctate con tu parroquia!